Se terminaron los carnavales un año más, y van muchos, que rápido pasa todo. Si tuviera que decir todo lo que me han dado los carnavales, tendría que escribir un serial y tampoco es eso.
Los carnavales me han dado desde el año 1992 (10 añitos tenía), gran parte de lo que soy hoy en día. Lo vivo de forma intensa, al igual que la Semana Santa, pero el Carnaval tiene ese algo, que no sabría definir, que me hace escuchar continuamente, un pasodoble, una presentación, un popurri, un cuplé.

Como digo tenía 10 años, cuando tengo conciencia de mi primera imagen del Carnaval y la memorable chirigota de Selu y Yuyu “El que la lleva la entiende”, conocida como Los Borrachos.
Para mí el Carnaval, es un estilo de vida, como dice Juan Carlos Aragón, es una forma de caminar por este mundo, diciendo lo que otros se callan, o lo que otros dicen dándole mil vueltas.

El carnaval me ha dado otra forma de entender el mundo y la vida, que antes no tenía, me ha hecho reírme en los momentos más duros, reflexionar sobre el por qué y el cómo de las cosas.

Me ha acercado a la literatura, a la música (más todavía) y a Cádiz, me ha acercado a la escritura y a vivir durante unos días, disfrazado de alguien, que en algún momento me hubiera gustado ser, de borracho, de piloto, de marinero, de niño…

Gracias a los Carnavales (otro día hablaré sobre Semana Santa)

Anuncios