Tal vez cuando sólo me queden palabras que escribir y poco más, pondré casa cosa en su sitio. Tendré tiempo de aparecer y desaparecer, de poder amarte y odiarte a la vez. De gritar contigo alguna noche de verano.

Quizás queramos nacer de nuevo cuando veamos llover, y tú enredada en mí y yo queriéndote por dentro. Seguramente me ausente y te pinté en el folio en blanco y te haga como si te susurrara al oído.Estoy deseando que pase algo, aunque no salga fortalecido.

Aunque falle de nuevo, pero que ocurra. Que nos encontremos, que nos digamos de una vez, tantos “tus” y tantos “yos” y nos perdamos para siempre, para no volver a nunca más a los sitios que no deseamos, para embarrarnos de egoísmo temporal.

Nosotros nada más, con nuestros cuerpos y la noche.Claro que todo esto es un decir, serás tú la que digas lo que quieres que pase, si es que algún puñetero día, me pasa algo.

“ Quiero llegar al cielo, trepando por tus caderas”
Estopa. Compositores callejeros.

Anuncios