Una lluvia que se escapa de mis manos,
se hace arena al llegar al día después
un sueño que soñaba ser soñado,
en tu cama o en mi cama, no lo sé.

Creía que existir eran dos días de falsos testimonios y mentiras.

Anuncios