Aunque una de las frases que más me gustan de Fito, es esa que dice “.. la mejor respuesta sea no preguntarse por qué”, no estoy del todo de acuerdo con ella.

En la vida si uno no se pregunta continuamente el por qué de las cosas, deja de ser un ser humano racional, para convertirse en una máquina perfecta. No duda, todo lo que hace cree hacerlo bien y por lo tanto se cree perfecto.

Uno debe de dudar de según ciertas cosas, debe de preguntarse o cuestionarse el porque se toma las decisiones que toma y porque no ha recurrido a otras. Es decir una tiene que tener siempre donde elegir, si A ó B y debe de saber porque elige a y no B, quiero decir debe de saber diferenciar, de saber escoger y de preguntar el por qué una y no la otra.

La duda es lo que nos mantiene vivos, lo que nos hace que pensemos, que reflexionemos sobre el por qué nosotros, y no ellos, el por que tú y no otra, el por que de nuestras ausencias y de nuestros sentimientos.

Uno siempre debe de pararse, hacerse las preguntas que sabe que seguramente nunca tengan respuestas, pero que nos enriquecen como personas y nos hacen que en el día de mañana nuestras certezas siempre tengan que pasar por el filtro de la duda.

“Cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas”
(en una pared de Quito)

Anuncios