Si quieren leer… La humanidad (I)

La humanidad está flotando por entre la mugre que inunda las cloacas de las ciudades. En la segunda temporada, capítulo 11 de The Walking dead, uno de sus personajes dice ante la muerte de un prisionero “conservar la humanidad es decisión de cada uno”. La suma de todos nosotros es lo único que hará reflotar la humanidad y la deberemos de sacar nosotros, la ciudadanía. Nadie, políticos, banqueros, empresarios, hará nada para auparnos, todos querrán hoy y seguramente siempre, pisotearnos fuertemente la cabeza para que no podamos sacarla nunca del fango en la que la tenemos metida.

Sucede que a veces hasta los optimistas antropológicos se revisten de pesimistas porque no ven ningún horizonte. Lo más cercano que hay no nos gusta y lo lejano que nos viene no lo queremos ver porque todo se está llenando de una viscosidad vomitiva. Cuando los derechos se ponen en duda, hay barra libre en recortar libertades. Cuando todos nos callemos, cuando nadie alce la voz, entoces los que mandan dormirán con sus conciencias tranquilas creyendo que todo lo hacen bien. La humanidad no debe de ser condescendiente con el poder, debe de cimbrearlo a la mínima opción, ponerlo en duda, abuchearlo, criticarlo.

Que la voz entre con sangre en sus conciencias. Que, aunque se tapen los oídos, vean al menos lo que somos, que estamos y que resistimos. Que soñamos una humanidad sin prohibiciones extremas, una humanidad educada, culta y bien informada, yo al menos la sueño de esa manera e intentaré en la medida de mis posibilidades formarla de tal forma, porque nunca fui un conformista, siempre quise y quiero llegar a más y si me ponen trabas, y a nosotros nos las están poniendo, más orgulloso me sentiré de mis acciones.

Anuncios